MEDICINA Y BUCEO

ACTUACION EN EL LUGAR DEL ACCIDENTE

Es algo en lo que nunca pensamos, para lo que en general no se está preparado, y siempre ocurre. Cada año existen accidentes en el buceo deportivo, incluso con resultado de muerte. Resulta paradójico como buscamos calidad cuando compramos reguladores, ordenadores, cámaras fotográficas…nos preocupa la estanqueidad del traje y la potencia de las aletas; pero rara vez nos preocupa nuestra formación en primeros auxilios y nuestra capacidad para responder a un accidente de buceo.

Las medidas a tomar por los compañeros del buceador accidentado son simples, se resumen en dos objetivos: Administración de líquidos y Oxígeno (O2). Sin embargo, el estrés inherente a una emergencia de este tipo hace conveniente recordar los pasos básicos del protocolo de actuación para no empeorar el estado clínico de la víctima.

 Una vez hemos identificado el problema y avisado a los Servicios de Emergencia (SE), si es necesario empezaremos con las maniobras de Soporte Vital Básico (SVB). Estas que vienen explicadas en el primer capítulo de esta sección de medicina subacuática serán realizadas por los buceadores y acompañantes, teniendo especial responsabilidad en esto, los instructores.

Hasta aquí la teoría. Ahora deberíamos hacernos algunas preguntas sobre la práctica:

     a) ¿Cuántos han participado alguna vez en algún curso de Resucitación CardioPulmonar (RCP), curso DAN o un curso de primeros auxilios? Y si lo han hecho ¿cuánto tiempo hace?                                                                                                                                 b) Nos preocupa que un Centro de Buceo tenga duchas, una embarcación rápida, un área de secado para los equipos; pero ¿nos preocupa que disponga de un sistema de administración de oxígeno homologado? ¿Y qué ese equipo esté montado y preparado en la embarcación que nos lleva al punto de inmersión?

     c) Las respuestas son claras. Cada club, cada centro y cada buceador individualmente tiene la responsabilidad de formarse en estas técnicas periódicamente. Un seminario de 4-5 horas cada 2 años supone la mejor inversión en seguridad que podemos realizar. Por otra parte deberíamos preguntar y exigir a los Centros con los que buceamos que dispongan del material de administración de O2 homologado.

Siguiendo el protocolo de actuación tras las maniobras de SVB seguirían las de SVA y Valoración del estado neurológico y afectación hemodinámica. Las dos son propias de personal sanitario, por tanto no entraré en ellas. Ahora bien, las técnicas que debe conocer y aplicar un buceador deportivo son:

 

1.    DESNITROGENIZACIÓN

Es la administración de oxígeno (O2) normobárico al 100%. La finalidad es eliminar el exceso de gas inerte (nitrógeno), disminuir la formación de burbujas y el tamaño de los émbolos gaseosos. La clave es alcanzar concentraciones lo más altas posibles. Se deben utilizar sistemas homologados como:

§  Regulador a demanda inspiratoria.

§  Equipo de bajo flujo y alta concentración en circuito cerrado.

§  Equipo de bajo flujo y alta concentración en sistema abierto y caudal variable. Las mascarillas más comunes de flujo alto tipo Venturi no alcanzan concentraciones altas de O2 y no son útiles. El O2 debe mantenerse hasta que traslademos a la víctima a un centro hospitalario. Si la fuente de O2 no es suficiente es mejor administrarlo a altas concentraciones durante un breve espacio de tiempo que disminuir la concentración (FiO2) para prolongar la duración.

 

2.    REHIDRATACIÓN

Si la víctima está consciente se le dan líquidos vía oral (AGUA) de forma importante, no menos de un litro en la primera hora. Debe beber a pequeños sorbos para evitar la dilatación gástrica

 

3.    POSICIÓN DE LA VÍCTIMA

En decúbito supino (acostado boca arriba) o posición lateral de seguridad.

NO en posición de Trendelenburg (decúbito supino en un plano inclinado con los pies más altos que la cabeza).

 

4.    EVITAR LA HIPOTERMIA

Incluso en verano y en la costa mediterránea la víctima puede haber realizado una inmersión prolongada, o estar en superficie con el traje abierto demasiado tiempo. Seremos prudentes, es suficiente una manta térmica (que estará en el kit de primeros auxilios) y no expondremos al accidentado al sol ni a corrientes de aire.

5.    TRASLADO AL HOSPITAL

Si depende de nosotros, ya que no hay que olvidar que el primer paso ha sido avisar a los servicios de emergencia, que probablemente nos estén esperando al llegar a puerto, ante la duda del traslado al hospital más cercano o a la cámara hiperbárica más cercana; elegiremos sin duda el traslado al hospital, donde se conseguirá la estabilización de la víctima para ser posteriormente trasladada en las mejores condiciones a la cámara hiperbárica.

volver arriba